BLOG

¿Cómo generar una conexión genuina en entrevistas de trabajo?

La entrevista es una de las etapas finales de un proceso de selección. Si llegaste hasta este punto significa que superaste positivamente la mayor parte de las pruebas y que estás aún más cerca de ese empleo soñado. Por eso no hay que tomárselo a la ligera.

En este encuentro, como candidato, deberás demostrar tu coherencia desde el primer momento, ya que todo lo que digas será verificado y contrastado con lo presentado en tu hoja de vida y la prueba psicotécnica, que seguramente hiciste previamente.

De acuerdo con la especialista en reclutamiento Catalina Sáenz, Gerente de Atracción de Talento y socia de LHR Américas, aunque en las organizaciones puede variar, quien realiza las entrevistas de trabajo suele ser quien sería el jefe directo, el área usuaria y la persona encargada de Talento Humano. En algunos lugares también invitan a un par o un subalterno, para conocer al candidato globalmente: cómo sería de jefe, de empleado o de compañero de oficina.

Antes de que llegue la fecha y la hora indicada es clave anticiparse, esto te dará más seguridad y tranquilidad porque los nervios pueden hacerte pasar un mal rato. En medio de una situación estresante, se puede actuar con torpeza o decir cosas confusas. La clave es estar tranquilo en la medida de lo posible, y esa confianza te la dará el estar preparado.

Entrevista grupal: ¿cómo funciona?

Hay entrevistas de trabajo que no son individuales sino grupales. Cuando se habla de
assessment se refiere a que, a través de un juego de roles, buscan sacar al candidato de la realidad para medir ciertas competencias.

“Con esto observa el trabajo individual, se analiza cómo toma decisiones el candidato, cómo organiza, cómo presenta sus argumentos, si escucha a los demás, si impone, si llega a un consenso, si toma la iniciativa o si se deja llevar. Empiezan a medir cómo se comporta la persona frente a los demás”, explica Sáenz.

Por lo general este tipo de ejercicios se hacen para descartar personas y a veces pueden confundir al candidato. No necesariamente cuando crees que están evaluando tu liderazgo lo están haciendo, en su lugar pueden estar fijando su atención en otra característica, como la orientación al detalle. Ten en cuenta que los procesos grupales vienen precedidos de una entrevista individual. 

Recomendaciones para no fallar

La experta reclutadora Catalina Sáenz comparte algunos aspectos relevantes para tener en cuenta cuando te estás preparando para una entrevista laboral.

  1. Simula en casa: tómate el tiempo para recrear en la comodidad de tu casa cómo será la entrevista de trabajo, practica lo que contestarías a preguntas hipotéticas, organiza tu discurso agregando valor para que identifiquen que eres la persona indicada para el puesto. Algunas de las más frecuentes son: ¿por qué debemos contratarte?, ¿por qué quieres trabajar en nuestra empresa?, ¿qué puedes aportar a los objetivos de nuestra compañía.

  2. Busca en tu interior: el autoconocimiento es muy importante para saber qué es lo que tienes que decir, para que seas un candidato diferente frente a los demás. Asimismo, te aconsejamos identificar, de acuerdo con la descripción del cargo, qué te pueden llegar a preguntar.

  3. Sé auténtico: pretender ser quien no eres es uno de los principales errores en una entrevista de trabajo. La gente valora mucho la honestidad del candidato al reconocer que no pierde su forma de ser, su estilo y su esencia.  Incluso ante preguntas que puedan develar que has cometido errores en el pasado, es la sinceridad lo que logra conectar y generar empatía.

  4. Escucha a tu interlocutor: suena obvio, pero otro de los errores más comunes de los candidatos es que no contestan lo que les están preguntando, sino que responden lo que creen que les están preguntando, lo que hace que se vayan por las ramas. La escucha atenta es importante.

  5. Atento a las señales: aprende a leer a ese interlocutor y a responder de acuerdo con lo que te propone desde su postura, sus palabras o su interés particular. Ten en cuenta que hay entrevistadores secos, cortantes y antipáticos, ¿qué hacer en ese sentido? Sé amable, pero preciso y concreto. Obviamente, esa persona no quiere escuchar la historia desde que naciste. Vamos al grano, a lo que de verdad importa. También encontrarás personas cálidas y muy amables, que son capaces de ir más allá; en este caso, se vale ser un poco más extrovertido.

  6. Prepárate para el juego de roles: en las entrevistas de trabajo a veces los reclutadores asumen roles: uno es el duro, otro el conciliador. Esto puede ser premeditado. Como candidato tienes que aprender a acomodarte, y mostrarte tal cual eres ante ambas situaciones.

  7. Preséntate sin aburrir: una pregunta típica con la que se rompe el hielo en las entrevistas de trabajo es la conocida: ¿cuéntenos sobre usted? Aquí debes ser lo suficientemente hábil para no aburrir, porque hay candidatos que se van al detalle de contar su vida paso por paso, incluyendo aspectos irrelevantes. Selecciona aquellas cosas importantes que van a sumar al proceso tanto de tu trayectoria laboral y los estudios realizados como de experiencias personales.

  8. Afina tu discurso: crea un “pitch elevator” sobre ti, es decir, condensa en poco tiempo (lo que te tomaría subir y bajar de un ascensor) quién eres, cómo eres y cuál es tu trayectoria. Prepara un storytelling contundente y sin rodeos. Una entrevista es efectiva cuando se genera empatía, si no hay match no va a funcionar. También es importante que haya precisión y concordancia. Si están buscando una determinada experiencia y habilidades, demuéstralo. Pero, además, sé amable y enfócate en conectar con las personas.

Entrena con los expertos

En LHR Américas hemos desarrollado una solución para que puedas prepararte para tus entrevistas de trabajo. De la mano de expertos reclutadores, podrás simular un encuentro laboral y ser evaluado, para determinar tus puntos débiles por mejorar y consolidar tus fortalezas.

Aprende además cómo crear tu pitch elevator, cómo preparar esas preguntas que son difíciles de contestar y perder el miedo a esa fase del proceso de selección que es tan determinante. Convierte tu historia y tus argumentos en dardos que dan efectivamente en el blanco.

 

El equipo LHR Américas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.